VARIEDADES DE CAFÉ: VARIEDADES DE SABOR

Las variedades de café más consumidas en el mundo son principalmente la arábica y la robusta. La primera se cultiva en el 85% de los países caficultores y representa el 70% de la producción mundial, mientras que la segunda se destina mayoritariamente a la fabricación de solubles, para molidos en líneas de alimentación y como base de cafés comerciales de baja calidad.

La variedad arábica, originaria de Etiopía, es más sensible a las oscilaciones de temperatura y de humedad, más débil frente a enfermedades, presenta un menor índice de productividad y solo se da en alturas por encima de 800 msnm (metros sobre el nivel del mar). Sin embargo su café, por estar cultivado a una gran altura, es muy complejo en matices: perfumado, afrutado, dulce, con cierto grado de acidez, suave y achocolatado. Esta variedad se produce en países como Colombia, Costa Rica, Nicaragua, Honduras, México o Brasil.

La variedad robusta se cree originaria del Congo y crece incluso a 300 msnm, en zonas de fácil manejo del cultivo. Ofrece alta producción y es muy resistente a las enfermedades; no obstante, su café presenta poco aroma, es áspero, amargo, recio, a menudo terroso, pajizo y duro al paladar. Además, el café robusta tiene más del doble de cafeína que el arábica. Uganda, Costa de Marfil, India, Vietnam o Brasil son algunos de los países productores de esta variedad.

La presencia de robusta en los mercados internacionales y en entornos profesionales tiene una justificación fundamentalmente económica, para abaratar las mezclas, aunque en su justa medida y bien seleccionado puede enriquecer un blend (mezcla de cafés), aportando cierto cuerpo a una base de arábicas suaves. Cabe destacar que, por encima de cualquier tendencia de consumo, está el gusto personal de cada consumidor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba