Recalentar el café: ¿por qué es una mala decisión? ¿Cómo afecta al resultado?

Hacer una cafetera gigante es algo de lo más común a primera hora de la mañana. Pensamos que nos vendrá bien tener el café hecho y así repartirlo a lo largo del día, pero no caemos en uno de los errores más comunes: recalentar el café es una de las peores decisiones si queremos degustar esta bebida en condiciones. 

El momento de la recogida y selección de los granos, así como el proceso de tueste o tostado, son de por sí delicados y se necesita ser realmente meticuloso para llevarlo a cabo de forma correcta. Pero preparar de forma adecuada una buena taza de café no se queda atrás. Tendremos que conocer qué tipo de agua es mejor para cada café, la temperatura adecuada para la cafetera e incluso qué taza es recomendable utilizar a la hora de servir y beberlo. En definitiva, el café es una bebida que requiere de tiempo y en cierta manera de dedicación. 

Es por ello que preparar café en nuestra cafetera habitual para luego reutilizarlo a través del microondas es una decisión que echa a perder las propiedades de la bebida en sí, pero también que no es del todo recomendable. No nos adelantemos a los acontecimientos y veamos punto por punto por qué no deberías recalentar tu café. 

¿Por qué nunca debes recalentar café en el microondas? 

Como con cualquier otra comida, el principal motivo por el que no debemos recalentar el café por segunda vez está vinculado a los cambios drásticos en el sabor. Sin llegar a ponernos demasiado técnicos, cuando introducimos la taza de café en el microondas para calentarlo, estamos provocando que las moléculas del agua se evaporen, y por ende, salgan de la bebida. No deja de ser una reacción química que provoca que algunas de las propiedades que todos conocemos del café, en lo que a cuerpo y sabor se refiere, se vean mermadas en este proceso, destacando otras como la acidez y el amargor. 

Precisamente esta acidez no sólo está relacionada con un sabor alejado del producto original, sino que a la vez no es nada recomendable para el organismo. Como ya te hemos mencionado, recalentar el café da pie a una reacción química. El ácido clorogénico de la bebida pasa a convertirse en ácido cafeico y ácido químico. ¿No te ha pasado en alguna ocasión que al tomar café recalentado has sentido la necesidad de ir al baño? En resumidas cuentas: problemas gástricos

Desde Cafés Lúa te recomendamos que nunca optes por recalentar el café ya sea en la cafetera o bien el microondas. Prepara café en pequeñas cantidades para servirlo tanto frío como caliente, pero nunca beberlo pasado más tiempo del debido. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba