El té rojo y sus propiedades; ¿para qué es bueno?

Junto al té verde, el té rojo es una de las variantes más consumidas en el mundo. Conocido también como Pu-erh de Yunnan, las propiedades del té rojo son numerosas.  Esta bebida tan atractiva y deliciosa es perfecta para incorporar a nuestra rutina diaria, estando recomendada también en aquellas épocas en las que buscamos bajar de peso o simplemente mantener la línea. 

El té rojo es una bebida que aporta numerosos beneficios a nuestro organismo. Es ideal para mejorar la circulación sanguínea, depurar el organismo o aumentar el colesterol HDL, bautizado como colesterol bueno. Hasta ahora sólo te hemos contado un resumen de las principales ventajas de introducirlo en tu día a día, no puedes negar que como carta de presentación no está nada mal, ¿verdad?.

Conozcamos un poco más en detalle por qué deberías beber todos los días té rojo y cuál es la mejor forma de tomarlo. 

Propiedades de tomar té rojo 

El té rojo figura en la lista de bebidas favoritas de muchos por diversos motivos. Además de un sabor terroso y profundo, para algunos más agradable que el té verde, los aportes positivos de esta bebida para el organismo lo sitúan en lo más alto de productos que consumir a diario. 

Vamos con uno de los puntos clave a tener en cuenta en los tiempos que corren. Beber té rojo ayuda a fortalecer el sistema inmunológico. El principal secreto de este beneficio reside en el altísimo número de antioxidantes de los que puede presumir, que por otra parte también se encargan de cuidar nuestro sistema cardiovascular. 

¿Has tenido un atracón de comida y la digestión puede ser un problema? ¿Quieres perder peso o simplemente mantener la línea? Esta bebida es tu mejor aliada para este tipo de situaciones. Introducir esta bebida en tu dieta favorece la termogénesis, es decir, el proceso de nuestro cuerpo para producir calor. Un motivo más para consumirlo durante los meses más fríos del año, pero también para prepararnos antes de hacer deporte. No nos olvidamos tampoco de que es ideal para facilitar la metabolización de los alimentos, favoreciendo la digestión. Eso sí, puede que su poder no sea tan alto como el de la manzanilla en el caso de las comidas más pesadas. 

También es ideal para evitar la retención de líquidos, al igual que para disminuir los niveles de lípidos en sangre, es decir, el colesterol malo o LDL. También ayuda al aumento del colesterol HDL (el bueno) como ya mencionamos anteriormente. Por contra, el té rojo no es para nada recomendable para aquellas personas que sufren de hipertensión arterial. Nuestro mejor consejo en este caso es sustituir el té rojo por otras variantes como el Té Rooibos (que es en realidad una infusión, ya que no tiene cafeína) o el Té Verde, ambos disponibles en la sección correspondiente de nuestra tienda. Y es que en Cafés Lúa también podrás comprar té de calidad online a buen precio.

Cómo tomar té rojo 

Tomar de forma adecuada el té rojo no tiene mucho misterio. Se recomienda consumirlo al menos tres veces al día si queremos beneficiarnos al máximo de todas sus propiedades. En este sentido nos referimos tanto a los aportes para regular el colesterol como para facilitar la digestión. 

Lo habitual es que su consumo se acompañe a las principales comidas:  desayuno, comida y cena. En cualquier caso, ten cuidado al tomarlo de noche si eres muy susceptible a la teína ya que te costará conciliar el sueño. Aunque puedes disfrutar de su sabor natural sin añadirle ningún tipo de aditivo, son muchos quienes optan incorporar un poco de stevia. 

En resumen, sobran los motivos para consumir  té rojo, ¿te animas a probarlo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba