¿Cómo catar el café y disfrutar de todos sus matices?

¿Cómo catar el café y disfrutar de todos sus matices?

La cata de café es todo un arte. Como ya te contamos en su momento desde Cafés Lúa, se trata de un análisis pormenorizado de la bebida en el que se observan y examinan de manera detallada el sabor, aroma, fragancia e incluso su aspecto visual. Aunque a simple vista pueda resultar complicado, vamos a enseñarte paso a paso cómo realizar una cata de café y detectar esos matices que diferencian un café de otro. Así que antes de preparar todos los instrumentos necesarios, coge papel y lápiz. 

Consejos para catar café 

Como bien dice el refrán, la práctica hace al maestro. No esperes descubrir todas las características que engloban a un tipo de café en una primera cata con los consejos que vamos a darte. Vas a tener que armarte de paciencia y unos cuantos (muchos) intentos. No sólo eso, sino que la cata de café es un arte que en sí mismo debe ser compartido con otros cafeteros. 

Entender al completo una taza de café no es algo que puedas hacer por tu cuenta de la noche a la mañana. Además de la repetición y atención a los distintos detalles, disfrutarás de este proceso técnico en compañía de otros. Con el tiempo desarrollarás el paladar, detectando rápidamente el léxico en torno a la cata y los conocimientos sobre el producto. 

El molido del café (entre 70% – 65%) y la proporción de agua/café (150 ml de agua por 8,25 gr de café) son dos factores muy importantes y a considerar desde el principio en cualquier tipo de cata. Tampoco podemos olvidarnos del tueste del café, el cuál debe realizarse dentro de las 24 horas antes de la cata, con un tiempo de 8 horas de reposo desde entonces. 

¿Sabías que las tazas también juegan un papel muy importante? Cuando se van a realizar este tipo de pruebas técnicas generalmente se emplean tazas fabricadas en cerámica o bien vidrio templado. Recuerda que toda cata de café que se precie se realiza en tres tiempos, con la bebida caliente, tibia y fría

Por último, recuerda que a la hora de catar el café deberás concentrarte e identificar cuatro de las cualidades básicas de cualquier café: 

  • Aroma:  pueden ser florales, afrutados, vegetales o herbáceos
  • Acidez: la detectamos a medida que el café se enfría
  • Cuerpo: la densidad del café, también detectable conforme el café se enfría
  • Sabor: Puede ser dulce, amargo, salado o ácido

Cómo catar café

Para saber cómo catar el café, debes concentrarte en los siguientes pasos. Recuerda que la práctica y repetición de r lestos pasos agudizará aún más tus sentidos: 

  1. Huele la molienda seca y anota, en la medida de lo posible, los aromas que percibes.
  2. Añade agua (93ºC es la temperatura óptima) y deja pasar un máximo de 15 minutos.
  3. Llega el momento de “romper la taza”. ¿Ves esa capa que se forma en la parte superior de la taza? Se trata de una mezcla de café molido y aromas volátiles. Para ello empuja de forma lenta la capa  desde la parte posterior con ayuda de una cuchara. Has de repetir el proceso tres veces. Al “romperse la taza” podrás percibir los aromas de carácter más intenso.
  4. Para retirar la corteza del café utiliza dos cucharas ¡pero sin agitarlo!
  5. Llega el momento de probar el café, descubriendo así el sabor y el postgusto. Para hacerlo de manera correcta y descubrir todas sus cualidades debes dejar que se vaporice en tu boca, potenciando sus aromas.

Con estos pasos podrías comenzar tu valoración sobre el café y sus diferentes atributos. Tras saber qué son las catas  y cómo degustar café, ¿te atreves a intentarlo?