French press: así se prepara correctamente el café en la prensa francesa

French press: así se prepara correctamente el café en la prensa francesa

Sólo los verdaderos amantes del café sabrán que no puede faltar en su casa una french press. Y, por supuesto, tú eres uno de ellxs, ¿verdad? Conocida también como cafetera francesa, cafetera de émbolo, cafetera de pistón o prensa francesa si atendemos a la traducción más literal, este utensilio es una apuesta segura para los que quieran disfrutar de un café “ligeramente” diferente. 

¿Y por qué ligeramente diferente? Te estarás preguntando. Muy sencillo. Una french press permite obtener una taza de café cargada de personalidad, tanto en textura y aroma como en sabor. A nosotros no nos puede gustar más un café de este tipo, por eso siempre recomendamos que tengas una cafetera francesa a mano. ¿Te ha picado el gusanillo? Tranquilx, vamos a explicarte mucho más sobre ella y de paso también cómo preparar café en una cafetera de pistón.

Ventajas y funcionamiento de una cafetera francesa

Basta ver una imagen de una cafetera francesa para entender al instante su funcionamiento, o al menos gran parte de él. Las ventajas de utilizar este tipo de cafeteras a la hora de preparar un buen café son varias y algunas de ellas llamarán tu atención por uno u otro motivo: 

  • Son muy fáciles de limpiar
  • Tendrás listo el café en tiempo récord
  • No necesitan electricidad

Si echamos un vistazo al “esqueleto” de una french press nos daremos cuenta que consta de una jarra, asa y tapadera con pistón. En el interior de la cafetera encontraremos otras secciones como el filtro, indispensable. Parte del secreto de una buena cafetera francesa reside en su forma de jarra, así como en los materiales de fabricación. Teniendo en cuenta que vamos a verter agua caliente, nuestra french press deberá ser resistente al calor. 

Al igual que en otras cafeteras, habrá secciones que deberemos vigilar pasado un tiempo. En el caso de una cafetera de pistón tendrás que prestar especial atención al filtro, reemplazándolo por otro completamente nuevo cuando la borra del café comience a atravesarlo. 

Antes de pasar a hablar de cómo preparar café en una cafetera francesa, vamos a mencionar dos consejos básicos e imprescindibles que debes cumplir: comprar café de calidad y el tiempo de molienda. 

A estas alturas, sobra decir que en Cafés Lúa podrás comprar café premium. En nuestra tienda online encontrarás diferentes orígenes, cada uno aportando un toque único en sabor y aroma; siempre con la firma y toque personal de nuestro maestro tostador. Por otra parte, saber cómo moler el café será crucial para obtener los mejores resultados en la french press. En este caso, para una cafetera francesa siempre buscaremos un molido grueso, similar en textura a la sal del mismo tipo. El motivo por el que nos decantaremos por este molido es sencillo. Si molemos demasiado el café obtendremos un sabor demasiado amargo, dejando pasar además la borra del café por el filtrado. 

Cómo preparar café en una cafetera french press 

Antes de lanzarte a conocer cómo se prepara café en una french press debes conocer bien las medidas, tanto de agua como de café. Teniendo en cuenta que para una persona recomendamos utilizar 100 ml de agua y 7 gr de café, sólo tienes que doblar estas cantidades para dos o más personas. Por ejemplo, ¿vas a preparar café para ti y tres amigos más? Utiliza 28 gramos de café y 400 ml de agua. 

Quizá lo tengas muy claro y no necesites todos estos consejos y tips para preparar café en la french press, pero por si acaso, preferimos pecar de exceso que de defecto. El agua que vayas a utilizar es tan importante como el tipo de molido. En Cafés Lúa ya hemos hablado de cuál es la mejor agua para el café, recomendando siempre mineralización débil. En caso de utilizar agua del grifo, utiliza si es posible una jarra con filtro. 

Ahora sí, te muestro cómo preparar café en la cafetera francesa paso a paso. Prometido. 

  1. Coloca el café con molido grueso en la jarra french press.
  2. Preinfusiona un poco de agua y rellena un tercio de la jarra durante 30 segundos.
  3. Pasado el tiempo, vierte el resto del agua y mueve la mezcla.
  4. Pon el émbolo y cierra la tapa.
  5. Durante 3 y 5 minutos (dependiendo de si quieres un café más ligero o amargo, respectivamente), deja infusionar toda la mezcla ¡pero no toques el émbolo! 

Ahora sí, presiona el émbolo muy despacio. No te olvides que durante el proceso la varilla tiene que estar centrada y llegar al fondo

¡Y listo! Ya tienes tu café recién hecho en una cafetera french press. Recuerda que debes servirlo al instante para apreciar todas sus características en términos de sabor y aroma. Ha sido un viaje largo, pero ahora ya conoces todos los secretos sobre este tipo de cafeteras que pasará a ser una de tus favoritas. Avisadx estás ;)