Café orgánico: ¿Qué requisitos debe cumplir un café para serlo?

El café orgánico gana cada vez más adeptos, especialmente entre los que prefieren disfrutar de una taza de café 100% natural y respetuosa con el medio ambiente. Conocido también como café ecológico, la principal diferencia con respecto a otras variedades radica en su cultivo, es decir, no se ha utilizado ningún tipo de producto químico durante este proceso. 

Esta característica le ha valido cierta popularidad, pero también ha sido debido a su cultivo y su método de producción. Hablamos de uno de los cafés más complicados de cultivar debido a que precisamente su producción es aún más reducida en comparación al resto de variedades, más concretamente, entre un 30 y 60% menos. Uno de los puntos clave es que el café orgánico se debe cultivar única y exclusivamente a la sombra. Sin agentes químicos que puedan alterar su crecimiento, la planta se vale por completo de los nutrientes del suelo; de éstos dependerá  la cantidad de café producida así como su calidad. 

Entonces, ¿cómo diferenciar un café orgánico de uno de origen? Ambos proceden de áreas geográficas concretas, pero es el sello de certificación de café orgánico o ecológico el principal punto diferenciador. Este sello nace con el objetivo de ofrecer al consumidor un producto que certifique, nunca mejor dicho, que está comprando un producto natural de calidad y por supuesto 100% orgánico

Certificación de café orgánico: ¿Cómo se obtiene?  

Lograr la certificación que otorgue al cultivo de café el sello de orgánico o ecológico requiere el cumplimiento de ciertos requisitos. El más importante, y haciendo mención directa al cuidado del medio ambiente, es no utilizar pesticidas o cualquier otro agente químico sobre el cultivo durante un período de tres años. 

Este es sólo el primero de los pasos. Habrá que documentar procesos como el control de plagas y que tipo de productos se han empleado para ello; qué sistemas se utilizará para dar vida nueva al suelo o en caso de tener zonas destinadas al cultivo de café no orgánico que éstas se encuentren bien diferenciadas. A partir de este punto pasará a manos del tostador.

Como estarás imaginando, el proceso de obtener el certificado orgánico requiere de un mayor esfuerzo. Son muchos los que opinan que el café orgánico es mucho mejor en cuanto a sabor. Otros consideran que apenas hay diferencia respecto a un buen café de origen. 

De lo que sí podemos estar seguros es que el café orgánico está destinado a aquellas personas que prefieren gastar un poco más a la hora de comprar café con el objetivo de disfrutar de una taza respetuosa con el medio ambiente desde la plantación hasta su consumo. Si hemos captado por completo tu atención, en Cafés Lúa puedes comprar café ecológico de Honduras, considerado el mejor café orgánico del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba