Café Latte: Guía para prepararlo como un profesional

Café Latte: Guía para prepararlo como un profesional

Si pensabas que la complejidad del café radica en su preparación, tenemos malas noticias. Podemos encontrar tantas variedades de café en el mercado que más de uno se confundiría con su descripción. Ya te hemos presentado los principales tipos de café según su preparación, pero si hay uno en concreto que se lleva la palma, tanto por popularidad como por requerir su maña a la hora de prepararlo, ese es el café latte. 

Para aquellos que no lo sepan, ,existen dos tipos de café latte: el café latte como tal y el café latte macchiato. Cada uno cuenta con sus propias características, como no podía ser de otra manera, y dado que no puede gustarnos más este mundillo vinculado al café, vamos a contarte paso a paso cómo prepararlos. 

¿Qué es café latte y café latte macchiato? 

Sabemos que tienes ganas de pasar directamente a la receta, pero antes vamos a contarte un poco de historia. Prometemos no ponernos demasiado pedantes. Comencemos por lo importante, las diferencias entre café latte y café latte macchiato. 

El café latte está considerado por muchos como el hermano mayor del capuchino. No es para menos si prestamos atención a las dimensiones de su taza. Por otra parte,  como dato curioso, cabe destacar que el café latte en Italia significa “café con leche”, sin embargo su preparación difiere mucho de lo que comúnmente conocemos en España como café con leche. 

El principal motivo lo encontramos en su textura, la auténtica protagonista del café latte y la encargada de darle ese toque diferenciador, con una una apariencia de esas que nos entra por los ojos. En lo que a su preparación se refiere, ésta no guarda mucho misterio: dos dosis de expreso (⅓ de la bebida), ⅔ de leche calentada al vapor y el “ingrediente secreto”, una capa de en torno a 1 cm de espuma de leche.  

Ya conocemos qué es un latte, pasemos ahora a hablar del que es uno de los grandes desconocidos para muchos, el latte macchiato. La principal diferencia con un latte es el orden en el que se sirve el café en la taza. Te lo explicamos. Mientras que en el café latte se añade la leche al café; en el café latte macchiato es al contrario, calentando la leche al vapor y después añadiendo el café como último paso. 

Cómo preparar café latte 

Ya sabes qué lleva un café latte, las diferencias con un latte macchiato y estás más cerca de convertirte en un todo un maestro de este arte. Te queda el paso más importante, y seguramente el más divertido: aprender a prepararlo. Para ello necesitarás los siguientes ingredientes: 

  • Leche
  • Café espresso
  • Una taza 

A la hora de preparar el café latte sólo necesitaremos tener en cuenta los siguientes y sencillos pasos. 

  1. Calienta leche
  2. Vierte la leche en la taza
  3. Prepara un café espresso 
  4. Vierte el café espresso en la taza
  5. Vaporiza la leche y añádela. Este es quizá el paso más importante: el extremo del vaporizador debe colocarse cerca de una de las paredes de la jarra, a la profundidad adecuada (cercano a la superficie pero sin descubrirlo por completo). Observa que la leche gire en círculos con cierta velocidad. Coloca tu mano para sostener la jarra y cuando notes que te quema, ese es el momento en el que está lista.
  6. Si lo necesitas, añade un poquito de tu endulzante favorito

Recuerda que, en el caso de que quieras preparar un café latte macchiato, primero deberás verter la leche al vapor y luego añadir el espresso. ¡Y listo! Ya conoces todos los trucos y secretos de una de las variantes más populares del café, ahora sólo te falta mejorar la técnica poco a poco y presumir delante de tus amigos y familiares; el resto es cosa tuya