¿Es recomendable consumir café durante el embarazo?

¿Es recomendable consumir café durante el embarazo?

¿Cuánto café es recomendable tomar al día? De acuerdo con la European Food Safety Authority (EFSA) las cifras óptimas de consumo de cafeína oscilan entre los 200 y 300 ml. Pero, ¿pueden consumir café las mujeres embarazadas? La respuesta corta es sí, aunque han de tenerse en cuenta las cantidades ya que hay variaciones para este caso particular respecto a la dosis recomendada. 

¿Cuánto café deben tomar las mujeres embarazadas? 

Durante la etapa de gestación, es importante cuidar la comida y bebida que se ingiere. El café es uno de los productos que conviene vigilar. De acuerdo a diversos estudios realizados, reducir ligeramente la cantidad de cafeína recomendada para un adulto puede no ser suficiente, por lo que resultaría perjudicial para una embarazada. Incluso 150 ml de café, es decir en torno a 2 tazas de café al día, pueden no ser recomendables para las mujeres embarazadas. 

Dicho esto, la cantidad recomendada de cafeína para las mujeres embarazadas sería de no más de una taza al día. Además del café, la cafeína también está presente en otras bebidas, como por ejemplo el propio café descafeinado (entre 4 y 8 mg de cafeína) o el té (entre 50 y 100mg). De hecho, te recomendamos que aunque tomes una taza de café al día, reduzcas la ingesta de esta bebida. Introduce poco a poco el café descafeinado, siendo la mejor alternativa para las mujeres que quieran seguir disfrutando de esta bebida sin riesgo alguno. 

El principal motivo por el que beber café no es recomendable para las mujeres embarazadas está ligado a sus efectos. La cafeína puede aumentar la secreción de ácido clorhídrico, produciendo acidez. A todo ello hay que sumar que las mujeres embarazadas tardan hasta casi tres veces más en eliminar la cafeína de su cuerpo. Una persona normal tarda 6 horas, las embarazadas pueden tardar hasta 18 horas. 

En el caso de desconocer la cantidad de consumo diario recomendada para una mujer embarazada y seguir consumiendo esta bebida como de costumbre, podría poner en riesgo al bebé; provocando problemas ligados al desarrollo e incluso a su crecimiento.